18.10.10

Indiferencia



No voy a mentar a la madre de este crío capaz de llegar a las manos por una nimiedad de discusión. Tampocó nombraré a la familia de aquellos perdonavidas que pululan por nuestro medio. (Le doy permiso para lanzarme sapos y culebras, pero a distancia y sin tocar). No, no lo haré porque no terminaría. Mejor aún, me acordaré de la casta de todas aquellas personas que pasan junto a la chica sin inmutarse,con la mayor indiferencia del mundo. ¡Señora, sáltela! ¿para qué rodearla si puede saltarla? . Me dicen por un lado que "la gente no quiere complicaciones". No, a la gente lo que le pasa es que es imbécil y no le da y a mí, mientras tanto, me sube la misantropía a ritmo de Juan Luis Guerra. Por fortuna, en el vídeo se ve como alguien para al niñato cuando intenta huir y cómo alguien, oh, sorpresa, se acerca a ver qué le ha ocurrido a la chica, pero a mí me sigue subiendo la misantropía (ay).

La noticia aquí

13 comentarios:

Atila el Huno dijo...

Dame der Drachen!!

Ya ves, hace años que me defino como misántropo...pero...a pesar de que se supone que no debería impresionarme la escena del vídeo...me han invadido oleadas de asco al ver el corrillo de parásitos que se ha montado en torno a la joven. Será que algo nos obliga a mantener cierta esperanza...aunque sea sólo por esas dos personas entre cien que se han preocupado.

120 millones...¿esa es la población óptima del planeta?

Saludos!!

Anna y punto dijo...

Mija... así nos va que no vemos más allá de nuestro propio culo... no sé ni que decir...

Besos.

Markos dijo...

Me pasa parecido, aunque yo me defino como misántropo intermitente...será mi ciclotimia lo que provoca este ir y venir.
En cualquier caso el mal nacido seguirá campando a sus anchas por la sociedad, hombro con hombro con personas que desconocen que lo que llevan al lado bajo aspecto humano es una alimaña despreciable.
Bsos

Francisco Galván dijo...

No soy ni quiero ser misántropo. A eso quieren empujarnos y me niego. La sociedad de consumo busca eso, que seamos animales inviduales, sin sentimiento de solidaridad, que es lo que hace rebelde al hombre. Creo la misantropía es conformismo.
El problema de estas sociedad es que nos quiere a todos anestesiados, convertidos en zombies abstraídos en la basura que nos reparte, no para que pasemos por encima del cuerpo de esa chica, sino para que no nos rebelemos contra la corrupción y la manipulación de las clases dirigentes, que viven muy felices con nuestra indiferencia e inacción.

Me alegro de que escribas, Kir, aunque te prodigues tan poco.

dezaragoza dijo...

Lo he flipado mucho. Años y años de tele conducen a esto.

Juan Carlos López dijo...

¿To er mundo e' güeno? Va a ser que no.

Parece que la chica, enfermera de profesión y rumana, entró en coma.

El mindundi la escupió antes de golpearla. Parece ser que tenía antecedentes.

Del que salta y de los que se apartan prefiero no hablar. Me quedo con la imagen de quien, al fondo y a la izquierda, detiene al mindundi, así con el samaritano que se acerca a socorrer a la víctima.

¡Lowgr! (es el captcha: ¿gruñido bajo?).

El dinosaurio dijo...

Yeah, para una vez que publicas (desde el verano) de poco se me escapa... Además el post no tiene desperdicio.

Si quieres ver a otro hijo de puta (y perdón por la palabra) pásate por mi blog o por Chupitos (he publicado en dual).

Besos guapísima.

Kir dijo...

Atila: siempre hay que mantener la esperanza, aunque sea por una mínima razón, aunque sea a regañadientes y con rabia.

Ana: y lo peor es que lo vemos como algo normal.

Markos: sufres de “misantropía a ratos”. Tranquilo, es algo frecuente.
En este mundo si te pasa algo, da gracias si te roban la cartera, eso significa que, al menos, han mirado para ti.
Francisco: con cosas como estas ¿cómo no serlo? Sabes que en el fondo ninguno de los que aquí ha comentado es misántropo. Serlo es decir mucho. Es, simplemente, rabia ante la injusticia cometida, ante la indiferencia de la gente.

Dezaragoza: ¿tú crees que es la televisión? Para mí es la imbecilidad supina inherente al ser humano.

Juan Carlos: Sí. Hay que quedarse con las únicas dos personas (creo que son dos) que ayudan a la chica, indirecta o directamente.

Juanjo: me paso ahora por tu blog a echarle un vistazo. :). Besos

Constantino Carenado dijo...

Me parece algo irreal.
Poco más puedo decir.

¿?¿?¿?¿?

Mr. Brightside dijo...

Qué impotencia al ver el vídeo. Hay tantas formas de hacer las cosas bien que me sorprende muchísimo la pasividad y el miedo (porque tienen miedo, aunque no sé de qué) que muestra la gente que pasa por allí sin hacer nada.

Besos, guapa.

Kir dijo...

@Constantino: ójala fuera ficción, pero no es así. Un abrazo

@David: opino lo mismo. Las cosas son sencillas si todos ponemos de nuestra parte. Besines.

Froilán De Lózar dijo...

Y lo penoso es que cada día que avanza, crece esta misma indiferencia hacia todos. No sé si como dice Paco, es alguien que quiere empujarnos a eso, las propias modas, el propio mundo... Una vez me pasó algo parecido, un minusválido se había caído de su pequeño vehículo. Me acerqué para ofrecerle ayuda y me contestó: "Usted, métase en lo que le importa". Y te quedas como si te hubieran pegado una paliza.
En fin, pero tendremos que seguir acercándonos a ofrecer ayuda, sí, o sí.
Besote de viernes

Kir dijo...

@Froilan: pero hay gente que te da las gracias y ya, por eso, se pasan todas las malas caras y "meternos donde no nos importa". A la próxima espétale un "No, si yo venía a ver si habia quedado incosciente para robarle la cartera" a ver qué cara pone y si te increpa le respondes "¿pero usted no queria que no le ayudara?" Nada, nada, tú quédate con la gente de gracias y una sonrisa, o de gracias a secas o de sólo una sonrisa. Besinos